deja tu comentario

Visitamos como nunca antes se ha hecho el que hasta hace poco era uno de los lugares más inaccesibles de España. La antigua cámara acorazada del Banco Central y actual sede del Instituto Cervantes ya no alberga en su interior oro sino cultura. El Cervantes pone las antiguas cajas de seguridad a disposición de personajes representativos de la cultura en español para que encierren en ellas lo que deseen. Allí se esconden las pertenencias de Manuel Alexandre, Francisco Ayala o Antonio Gamoneda.

Fotografía: Adriano Morán Desarrollo: 93 Metros / Departamento de Tecnología

El contenido de esta página está publicado bajo una licencia Creative Commons.